12 dic. 2010

Patas arriba

La Real Academia Española define revolución como acción y efecto de revolver o revolverse. Una segunda acepción nos dice que se trata de un cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación. Y una tercera definición nos habla de inquietud, alboroto o sedición.

Este blog pretender ser las tres cosas al mismo tiempo, salvando las distancias, claro está, no os toméis al pie de la letra las definiciones. Cuando ideé esta bitácora, pensé en el tiempo que pasé en el colegio y en el instituto y, ahora, desde el punto de vista de un futuro educador, reflexiono sobre todo aquello que aprendí de mala gana, con aburrimiento y casi hasta con odio y me planteo de qué manera podría cambiarse y hacer que las aulas se transformen en un "buen lugar" en el que hasta la asignatura más dura suponga un motivo de diversión, interés, curiosidad y motivación para los alumnos.

La RAE nos habla de inquietud. Esta pequeña ventana de comunicación pretende reflejar la inquietud de revolucionar las aulas para buscar y, quizá, encontrar una nueva orientación al modelo educativo preestablecido, a los métodos que todos dan por válidos sólo porque funcionan o porque creen que funcionan. Si los profesores se quejan de que los alumnos no hacen caso en clase, que no prestan interés, que no tienen sentido crítico y de no sé cuántas cosas más, ¿de quién es la culpa, de los alumnos o de los profesores?

Desde luego, la intención del blog no es la de transformarse en una obra esencial de la pedagogía ni yo tengo la ambición de aparecer como el pedagogo (futuro pedagogo) alternativo y vanguardista que revoluciona todo lo escrito y pensado hasta ahora. Nada más lejos de mi intención. Es la primera vez que estudio algo relacionado con la educación y profundizo en ello. Pero, como siempre he tenido esa duda de "si aquel profesor hubiese hecho las cosas de otra forma, probablemente me hubiese gustado la asignatura", pues, por qué no crear el blog para hablar sobre "esa cosa que, posiblemente, le faltaba al profesor". En fin, creo que me he metido en un laberinto con difícil salida. Pero eso es lo apasionante de todo esto.

Con total humildad, tan sólo voy a investigar y buscar lo que otros ya han investigado, descubierto e inventado. Quiero ver qué cosas diferentes han hecho otros, qué recursos existen que puedan aportarnos otra forma de ver y entender la educación. Estáis todos invitados a aportar vuestras ideas, a comentar todo lo que encontréis. A lo mejor, entre todos, podemos revolucionar las aulas.

1 comentario:

  1. Pues demósle alas a nuestras inquietudes y revolucionemos la enseñanza!!! ;)
    Saludos desde Cartagena,
    Vivian.

    ResponderEliminar